Buscar este blog

30 de agosto de 2015

La Dirección de Proyectos es una profesión en alza, pero...


Según un estudio del PMI, entre 2010 y 2020 se crearán 15,7 millones de puestos de trabajo relacionados con la dirección de proyectos, y se estima que el sector de dirección de proyectos crecerá hasta los 6,61 billones de dólares. La demanda de profesionales certificados PMP crecerá un 12% hasta llegar a los 6,2 millones de puestos en 2020. Las cifras que ofrece el Project Management Institute demuestran que la gestión de proyectos es una profesión en alza.

En la actualidad, en el mundo hay cerca de 700.000 profesionales certificados por PMI y unos 500.000 profesionales afiliados a PMI. Esta gran red profesional ya tiene sus puntos de encuentro, en forma de congresos, seminarios, webinars, etc., muchos de ellos promovidos por PMI Internacional y por sus casi 300 capítulos en más de 100 países. Muchos capítulos de PMI fomentan la participación en proyectos de voluntariado.

En redes sociales como LinkedIn pueden encontrarse muchos grupos de interés relacionados con PMI y con la gestión de proyectos en general. A estos grupos de interés acceden distintos perfiles: alumnos, profesores, directores de proyectos, directores de programas, directores de portafolios, miembros de oficinas de gestión de proyectos, promotores, patrocinadores, empresas de formación, autores, proveedores de herramientas de gestión de proyectos, etc.

Si usted es Director de Proyectos, sabrá que muchos profesionales obtienen ingresos adicionales por formación o consultoría.

La mala noticia es que, como en todo sector en crecimiento, se observan algunas ineficiencias. A continuación expongo brevemente algunas de las ineficiencias de las que yo he observado:
  1. La oferta de formación está centralizada por las instituciones de formación, escuelas de negocio, universidades y firmas de consultoría: esto reduce la oferta, encarece los cursos y hace que la retribución a los profesores sea muy mejorable. Por otra parte, los profesores no están en nómina, sino que son casi siempre subcontratados curso a curso.
  2. Un director de proyectos tiene pocas posibilidades de dirigir proyectos fuera de la organización para la que trabaja: esto ralentiza su crecimiento profesional y limita su aprendizaje a la formación interna, pero donde se aprende realmente es dirigiendo proyectos en la práctica, cuantos más, mejor.
  3. La consultoría que suele ofrecerse a una organización para mejorar sus procesos de gestión de proyectos, o para implantar una PMO, etc., está muchas veces condicionada por tratar de implantar una herramienta PPM, antes de conocer los problemas reales o si de verdad hace falta una herramienta. Esto provoca ineficiencias y desperdicio: herramientas con muchas funcionalidades que no se utilizan, proveedores que invierten en acciones comerciales que no acaban en ventas, grandes proyectos de transformación que no consiguen los resultados esperados, etc.
¿Están de acuerdo? ¿Han observado otros puntos de mejora diferentes? Quedo atento y les agradeceré cualquier contribución.