Buscar este blog

22 de febrero de 2012

Ética del carácter para el Director de Proyectos


Un carácter de efectividad personal se construye con 7 hábitos, según el modelo de Covey:


La efectividad no es algo que se pueda imponer desde afuera. Uno mismo cambia porque quiere (la puerta del cambio se abre desde dentro) y hay un camino secuencial de dentro-afuera, desde la dependencia a la interdependencia:



  • No puedes ser eficaz si eres dependiente: La victoria privada precede a la victoria pública. Primero debes ser independiente, que no te afecte lo de fuera, tener tu cabeza bien amueblada, tienes que ser eficaz ante ti mismo, tienes que cumplir lo que prometes. Esto significa  proactividad, planificación y ejecución. Un Director de Proyectos independiente lleva al día la documentación, le vemos manejando gantts, siguiendo y controlando las actividades asignadas a los miembros del equipo. 
  • Ser eficaz en un entorno interdependiente viene después. Un Director de Proyectos independiente puede quemar al equipo, llegar a acuerdos perder/ganar con los interesados, no comprender realmente los requisitos, los criterios de calidad, los cambios necesarios, etc. Todos los trabajadores del conocimiento, y en especial los Directores de Proyectos, trabajan en un entorno inter-dependiente. Los proyectos no fracasan generalmente por razones técnicas, sino sociales. La victoria pública es conseguir que los demás hagan voluntariamente lo que necesitamos, pero no solamente hoy, sino también el día de mañana. Eso requiere invertir emocionalmente en los demás. Hay que ser buen negociador, buen comunicador y buen líder.
  • Finalmente, hay que renovarse, afilar la sierra. De vez en cuando, hay que pararse a echar gasolina, aunque estemos muy ocupados conduciendo. Mientras se ejecuta el proyecto, hay que replantearse continuamente el trabajo, no hacerlo ciegamente. A lo largo de los proyectos hay que crecer como persona completa, no en un fragmento sólo de nuestra vida, sino de manera integral en los cuatro ámbitos: cuerpo, mente, corazón y espíritu. Un buen Director de Proyectos debe invertir en la cuenta bancaria emocional de en su red de contactos, sobre todo en los miembros del equipo. En el futuro habrá más proyectos con ellos. Debe aprender de sus errores. Debe organizar el conocimiento adquirido. Debe buscar retos cada vez mayores.