Buscar este blog

29 de julio de 2012

Liderar Proyectos




¿Qué es lo único que se puede hacer para sembrar equipo, aparte de cruzar los dedos? Aplicar un liderazgo basado en principios. El paradigma de persona completa tiene una dimensión individual (cultivar cuerpo, mente, corazón y espíritu). Covey también aplica el paradigma de persona completa cuando describe el liderazgo basado en principios.


Un líder eficaz debería ejercer los 4 roles del liderazgo:
  • Modelar (relacionado con el espíritu, o la conciencia corporativa): Ser un modelo de integridad, una referencia para los demás, inspirar confianza.
  • Buscar caminos (relacionado con la mente, o la visión estratégica): No imponer la forma de hacer las cosas, sino considerar las sugerencias y recomendaciones de los demás, encontrar terceras vías con ellos para que se identifiquen emocionalmente.
  • Alinear (relacionado con el cuerpo, o la disciplina): Implantar procesos, estructuras, sistemas, con el fin de homogeneizar los trabajos a nivel organizativo.
  • Facultar (relacionado con el corazón, o la pasión): Delegar los trabajos en las personas, conforme a sus capacidades, para permitirles madurar profesionalmente y que encuentren su propia voz.

Lo anterior aplica al liderazgo en un sentido general. Estos 4 roles del liderazgo deberían aplicarse también en la gestión de proyectos, pero no garantizan el éxito porque como ya se ha mencionado, en los proyectos el éxito depende en un altísimo grado de la composición del equipo.

Es decir, si los miembros del equipo no tienen la suficiente preparación, o no están orientados a resultados, o simplemente no se entienden o no se llevan bien, entonces podemos tener la certeza de que no se conseguirán los objetivos, y en consecuencia el proyecto será un fracaso haga lo que haga el Director de Proyectos. El Director de Proyectos no es nada sin su equipo. El paradigma de persona completa no es suficiente aquí. Sería mejor pensar en un paradigma de “Equipo Completo”.




El sexto hábito del modelo de Covey “sinergice”, podría traducirse así al mundo de la gestión de proyectos: