Buscar este blog

6 de mayo de 2012

Con las personas, despacio es rápido



La comunicación eficaz se fundamenta en la buena escucha, y la buena escucha tiene como base la capacidad de empatizar, para comprender al otro poniéndose en su lugar. Empatizar no significa estar de acuerdo con la otra parte, simplemente queremos ver la realidad desde su punto de vista, para comprenderle mejor.


Para un Director de Proyectos eficaz, es básico averiguar qué subyace más allá del mensaje, qué interés se esconde detrás. Si acudimos al estándar PMBOK (procesos 13.1. Identificar a los Interesados y 13.3. Gestionar la Participación de los Interesados), uno podría pensar que lo más importante es tener una estrategia de gestión para cada interesado. 

Esto a mí me suena un tanto manipulador e ineficaz. Yo pienso que mi responsabilidad es conocer bien a cada interesado, poniéndome en su lugar, en lo que respecta al proyecto que estoy dirigiendo. Esto me exige muchos depósitos frecuentes en sus cuentas bancarias emocionales, es decir, con cada uno he de ir despacio. Debo tener claro sus intereses, debo saber a quién debo contentar más y cómo debo de tratar de hacerlo, pero aquí no hay estrategias certeras, sólo el hábito de la comunicación empática.

En la comunicación con los interesados, si hay un terreno donde más despacio tenemos que ir, es cuando discutimos.

Cuando se produce una discusión entre miembros del equipo, o entre interesados, o alguien discute directamente con nosotros, aquí tenemos una oportunidad de oro para ganar una victoria pública a favor del proyecto. 

Un Director de Proyectos nos parece verdaderamente efectivo cuando logra que se resuelva un conflicto, y por otro lado, el proyecto logra un avance cualitativo después de que un conflicto se resuelve satisfactoriamente para las partes implicadas. 

Así pues, ¿tendremos que aprender psicología los Directores de Proyecto? No nos vendría nada mal. Más sobre esto en los siguientes posts...