Buscar este blog

28 de noviembre de 2015

Los muros están ahí por una razón…


 
Randy Pausch fue profesor de Informática en la Universidad Carnegie Mellon. Obtuvo un reconocimiento mundial gracias a una ponencia ante unos 400 estudiantes el día 18/09/07 en la que hablaba de conseguir los sueños de la infancia habiéndosele diagnosticado un cáncer terminal. Pueden ver su ponencia publicada en Youtube y también pueden comprar su libro "La última lección". Tanto el vídeo como el libro son auténticas lecciones de vida y son valiosos por muchas razones, una de ellas es esta frase de Randy Paush al principio de su conferencia, que a mí me impactó especialmente y resuena en mi cabeza desde la primera vez que la oí: “Los muros están ahí por una razón. No están para dejarnos fuera, sino para darnos la oportunidad de demostrar lo mucho que queremos algo. Los muros están ahí para detener a las personas que no quieren algo lo suficiente. ¡Están ahí para detener a los demás!”




Esta frase del doctor Paush tiene la culpa de que yo hable de “muros” cuando tengo impedimentos en un proyecto. La primera vez que me topé con un  “muro” desde entonces fue para defender mi marca PMPeople. Siempre me ha gustado este juego de palabras con “project management (PM)”, el título PMP y la palabra “people” porque para mi lo más importante de esta profesión es la gente, el lado humano. Pero el logo que me hicieron se parecía mucho al de PMI porque las letras PMP estaban juntas, así que no tardé mucho en recibir un requerimiento legal de PMI Inc. para retirarlo. Tras muchas discusiones por email en inglés, accedí a cambiarlo separando PM-P con el icono de una persona que representaba al project manager, poniendo en el centro el lado humano, pero entonces les pareció que como el icono del señor parecía una "i" pues entonces ahora recordaba al logo de PMI ;-)


Entonces me sugirieron que cambiase el icono para que representase varias personas, no una, y que cambiase el color azul por un gris, rojo o negro. Cuando estaba a punto de encargarle al diseñador gráfico estos cambios, me acordé del profesor Paush. Esto era un “muro” ¿no? Contesté por correo que no iba a cambiarlo y que hicieran lo que tuvieran que hacer, si querían podrían cumplir su amenaza: “violación de la propiedad intelectual implica incumplimiento del código ético y por tanto expulsión del PMI más revocación del título PMP”. Hace ya más de 4 años que espero respuesta a aquel correo. 

En mi post anterior hablábamos de otro “muro” esta vez referido a nuestra profesión. Hay muchas capacidades desaprovechadas en este sector en crecimiento del project management:
  1. Hay muchos profesores con ganas de ofrecer conocimiento en project management impartiendo cursos, pero que no tienen acceso a los alumnos.
  2. Hay muchos project managers que quieren ofrecer gestión en project management, pero que no tienen acceso a patrocinadores con necesidad de que alguien dirija su proyecto.
  3. Hay muchos consultores que quieren ofrecer asesoramiento, pero que no tienen acceso a organizaciones que tengan problemas de project management.
Estos tres problemas hasta hace poco me parecía que no tenían solución, que había que conformarse teniendo que ir a través de intermediarios innecesarios para ejercer esta profesión, dentro de un paradigma de escasez (si alguien se come un trozo del pastel, queda menos para el resto). Pero un buen día alguien publicó en alguna red un artículo sobre la economía colaborativa y empezó a parecerme que podría ser una solución natural a estos problemas. Según Rachel Botsman, una de las investigadoras más reconocidas en este campo: “La economía colaborativa permite activar el valor sin explotar de todo tipo de activos a través de modelos colaborativos y plataformas, permitiendo mayores eficiencias, facultamiento y capacidades de acceso”.



En su artículo Defining The Sharing Economy: What is collaborative consumption, and what isn't? Botsman apunta estas características que debería tener una empresa de la economía colaborativa:
  1. La idea central del negocio implica desbloquear el valor de activos no utilizados o infrautilizados (“capacidad sobrante”) ya sea para fines con o sin ánimo de lucro.
  2. Las empresas colaborativas se constituyen sobre valores claros en su misión y basan sus decisiones estratégicas a corto y largo plazo sobre principios claros de transparencia, humanismo y autenticidad.
  3. Los productores en el lado de la oferta son valorados, respetados y facultados y las empresas se comprometen para mejorar económica y socialmente sus vidas.
  4. Los consumidores en el lado de la demanda se benefician al obtener bienes y servicios de forma más eficiente y económica, pagando por acceder en lugar de poseer.
  5. El negocio se articula en plataformas o redes descentralizadas que crean un sentido de pertenencia, responsabilidad colectiva y beneficio mutuo a través de la comunidad que forman.
En PMPeople hemos apostado decididamente por este modelo: PMPeople es una plataforma de project management en la economía colaborativa que permite transacciones de valor entre profesionales a un precio justo, estimulando el crecimiento continuo a través de mecanismos de puntuación y transparencia.

Todavía no esta lanzada la página (no tardará) pero sí hemos validado el modelo de negocio con proyectos y alumnos reales. Ya hemos pivotado suficientemente y creo que es el momento para empezar a difundir. En el próximo post hablaré de cómo funciona la plataforma. Les agradezco cualquier comentario, por favor.

Por cierto, creo que el nuevo logo será menos problemático, vamos a ir pasando “muros” de uno en uno ;-)