Buscar este blog

6 de noviembre de 2011

Culpable de “teamicidio” Nº 3: El papeleo (la burocracia)


En las décadas de los 70 y 80, Caper Jones dirigió una serie de estudios para categorizar los costes en los desarrollos de sistemas de información. Una de las categorías era el papeleo (paperwork, en inglés). Lo que Jones llama papeleo es algo así como la documentación que se genera sin sentido, la que sirve para "cubrir el expediente", simple y llana "burocracia". Hablamos aquí de la documentación no relacionada con los requisitos, el análisis, el diseño, codificación, planes de pruebas, ayudas, manuales, etc. Jones concluía que el papeleo supone más del 30% del coste de producir un determinado producto software. 


Hay una deprimente tendencia moderna para que los programadores se conviertan en burócratas. La tendencia es global, aunque no uniforme. Hay compañías en los que los equipos de desarrollo parecen vivir en la pesadilla de Kafka y otras en las que la carga que supone el papeleo es minúscula.

La documentación sin sentido es un desperdicio. Debe atacarse porque aparta a la gente de su trabajo real. Sin embargo, lo que nos importa aquí, es que el papeleo también daña la formación de equipos. 

El equipo necesita creer en los objetivos de proyecto. Los objetivos pueden ser arbitrarios, pero al menos deben existir. Debe haber evidencias claras de que la dirección también cree en esos los objetivos. Decirle a la gente que los objetivos son importantes no es suficiente, si a renglón seguido les decimos que han de pasar una tercera parte de su tiempo documentando sin ton ni son. Estos burócratas nunca van a activarse en "modo SWAT". No podrán verse a ellos mismos en el camino del éxito.


Este texto se ha traducido del libro:
Peopleware: Productive Projects and Teams
Tom DeMarco & Timothy Lister. Dorset House Publishing, 1998